El cambio de paisaje en Colombia

DSC_0575.JPG

La transformación del paisaje en Colombia es resultado de procesos históricos que abarcan sociedades de tipo indígena, colonial y moderno. La trayectoria de la interacción entre el hombre y el paisaje se modifica con la llegada de los europeos, hecho que aceleró cambios demográficos, económicos y en general, en el uso de la tierra. Sin embargo, el paisaje desde antes de la conquista ya había sufrido grandes procesos de transformación por parte de las comunidades indígenas que habitaron o aún habitan en nuestro territorio. En un tremendo trabajo de síntesis, Bray(1995) nos presenta una serie de estudios de caso para la Región Caribe los cuales están basados en evidencias arqueológicas de distintas características (polen, sedimentos, entre otros). El autor resalta el macro sistema formado por las partes altas y las partes bajas en nuestro país, es decir entre las montañas y los valles. No deben ser estudiadas aisladamente.

El autor concluye que a partir del Año 0 de nuestra época surgieron procesos que dotaron a las actividades humanas de la escala suficiente para alterar el paisaje y para que estos cambios llegaran a permanecer con el paso del tiempo. Los impulsores de cambio de paisaje analizados por el autor son:

  • Crecimiento estable de la población
  • Intensificación agrícola basada especialmente en productos como el maíz
  • Deforestación a gran escala con el fín de habilitar áreas para la agricultura, construcción de infraestructura, habitación, etc.
  • Surgimiento de sociedades jerárquicas y cacicazgos.

Ninguno de estos puede ser visto exclusivamente con el impulsor principal. El surgimiento de paisajes agrícolas manejados se debe a la interacción de todos estos procesos. Estos pueden y deben ser clasificados según su escala de origen. Bien pueden ser eventos puramente locales o producto de cambios en el clima global. Los estudios de caso (Bray 1995) son principalmente de la Región Caribe pero incluyen uno de la Región Pacífica.

La Sociedad Yotoco y el valle de El Dorado
A partir del año 700 a.c se inicia un proceso severo de deforestación abriendo paso a los pastos. Sin embargo, enseguida también se evidencia erosión y sedimentación en los cauces de los ríos Calima y Cauca, entre los cuales se asentó la sociedad Yotoco . El drenaje del lago presente en el valle de El Dorado (valle medio del Río Cauca en el corazó del depto del V. del Cauca) se convirtió en el evento local que promovió el cambio de paisaje. Las tierras liberadas se usaron para actividades varias orientadas a sostener la población. El abandono de la zona a causa de la conquista española permitió la recuperación de bosque. Esto es prueba de que el manejo indígena de los Yotoco no altero de manera irreversible los suelos.

Las sabanas inundables del Sinú y Mompós.
Esta zona que comprende la parte baja de la cuenca de los ríos San Jorge, Cauca, Cesar y Magnalena estuvo habitada por culturas que modificaron este entorno semi acuático a través de la construcción "del más grande e impresionante sistema hidraúlico de América Nativa" (Bray 1995: 103). La tasa de acumulación de sedimentos en esta zona es una prueba de la interacción entre las partes altas (highlands) y las partes bajas (downlands) . Epocas de lluvia intensa, deforestación y minería entre otros aumentan el caudal de sedimentos que llegan a depositarse. El imponente sistema de //camellones// era usado no solamente para realizar control hidraúlico sino para el manejo de sedimentos que servían fuente de nutrientes para los cultivos ubicados en la parte elevada de los mismos. Las razones por las cuales hubo una reacomodación alejada de los camellones por parte de la cultura Sinú son inciertas ya que "por siglos, la organización social y cultural de los Sinúes estuvo tecnológicamente adaptada para acomodarse a las fluctuaciones climáticas y cambios en el régimen hídrico" (Bray 1995: 106). Tras el abandono y colapso población asociado a la conquista, los bosques regresaron y sólo hasta el siglo XIX con la ganadería, regresó la presión antrópica sobre esta vasta zona.

La Sierra Nevada de Santa Marta y la desertificación en el valle del Río Ranchería.
La evidencia de asentamientos no sólo a lo largo del río Ranchería sin lejos de la orilla se contradice con el paisaje desertico observado actualmente. Tal parece que la desertificación fue producto de la deforestación originada por el ascenso colonizador de la cultura Tayrona. La evidencia arqueológica muestra un predominio de gramíneas a la par con la disminución de bosques en las pendientes al norte de la sierra. Esto condujo a una erosión de los suelos y la consecuente disminución del caudal de los ríos. Desafortunadamente y "en contraste con otras áreas, en donde el paisaje se recuperó una vez removida la presión humana, el valle del río Ranchería y La Guajira habian sufrido un daño permanente" (Bray 1995: 109)

Los campos de cultivo presentes en estos paisajes agrícolas sirven como unidad de análisis para comprender el cambio de paisaje en Colombia. Recuperando las categorías analíticas de forma y función en el paisaje, es decir, su morfología, de Sauer (1925), Denevan (2001) estudia la interacción entre las sociedades tradicionales y su ambiente a través del uso de tecnologías que a grandes rasgos pueden ser clasificadas como duras o blandas según su capacidad para ser identificadas. Para el caso colombiano encontramos los siguientes hallazgos presentes a lo largo de los capítulos:

  • Existe evidencia para afirmar que la mayor parte de los bosques prehistóricos presentes en centroamérica son //antropogénicos// . De la misma forma, resulta difícil afirmar cuánto del tercio de la Amazonía que corresponde a sabana es antropogénico y cuánto no lo es" (Denevan 2001: 56)
  • Se ha encontrado evidencia de la existencia de la famosa Terra petra en el río Caquetá, un tipo de suelo rico en material orgánico que se forma con la adición de cenizas, entre otros materiales y después de muchos ciclos de cultivo. Esto soporta la idea de la presencia de grandes asentamientos que existieron por largos períodos de tiempo en zonas donde hoy sólo se observan grandes extensiones de vegetación boscosa aparentemente inalterada. Empero lo anterior, entre los bosques se encuentran concentraciones considerables de plantas aprovechables. Hablamos entonces de sistemas agroforestales, soportados en la terra preta, entre otras condiciones.
  • Respecto a los estudios sobre irrigación, resalta el hecho de que algunas de las áreas más secas de la costa cariben parecen haber estado irrigadas en épocas previas a la conquista. Adicionalmente, a lo largo de los Andes del norte de Suramérica se usaron sistemas de zanjas para manejar los suelos arcillosos y con drenaje deficiente en las laderas. (ej. cultura calima y zonas del depto del Quindío)

Reconstruir la complejidad de dichos procesos no es tarea fácil pero con la vinculación de diferentes fuentes de datos como la realizada por Etter et al (2008) se pueden realizar comparaciones entre grandes períodos de tiempo.


Figura_3_p._11_-_Etter_2008.jpg




Los patrones espaciales de cambios en el paisaje obtenidos varían por regiones e indican diferencias en la transformación de los ecosistemas, siendo los bosques Andinos y los tropicales secos los más afectados. A través de la definición de periodos históricos se describe a continuación los cambios en el paisaje (Etter et al 2008):


Periodo prehispánico (Antes de 1500): todas las regiones tenían alguna forma de presión antrópica, variando según la densidad poblacional. El área total incluía cultivos, barbechos y relictos de vegetación natural usados para la caza y recolección. Aún con una tecnología limitada, los niveles de presión sobre el suelo eran altos, presentándose erosión y sedimentación.

Conquista (1500-1600): el colapso demográfico y abandono de la tierra coincidieron con la reducción del área transformada y regeneración de los bosques. La introducción de la actividad ganadera (bovina, caprina y ovina) impactó fuertemente sobre la vegetación, sobre la infraestructura indígena y los cultivos.
Periodo colonial (1600-1800): con la estabilización de la población, la frontera agrícola reinició su expansión. Se estima que un tercio de las 10.000ha taladas de bosque anualmente se dedicaban a la ganadería, concentradas principalmente en la zona Andina. El descubrimiento de materias primas como la quinina, aceleró aún más este proceso.

Independencia (1800-1850): La tierra dedicada al pastoreo aumentaba hasta ser la mitad del área de bosques talados. La minería, concentrada principalmente en el pacífico, se convirtió en la actividad exportadora principal hasta la abolición de la esclavitud y el auge de otros productos. Posteriormente, la minería se trasladó a la zona Andina.

Recolonización Andina (1850-1920): Debido a la ganadería, la mayoría de los paisajes en la región andina se encontraban fragmentados. La introducción de pastos exóticos (kikuyo y puntero), impactó negativamente la biodiversidad en la vegetación. La vinculación a la economía internacional amplió la base de productos exportados (caucho, quinina, la fibra de palma y marfil).

Urbanización y recolonización de las tierras bajas (1920-1970): El incremento de la población aceleró los procesos de deforestación con dirección a las tierras bajas incluyendo los bosques del Caribe, los cuales se habían recuperado desde la conquista. Junto a la urbanización, la creación de vias de acceso han llevado a la expansión de población en sitios que antes eran inaccesibles o de poca accesibilidad. Esto conlleva a transformaciones del paisaje antrópicas de tipo expansivo y concentradas.

Industrialización y Metropolización (1970 – 2000): la ganadería se siguió abriendo paso a expensas de cada vez mayores áreas deforestadas. El sector agrícola consolidó su tránsito hacia la modernización técnica trayendo consigo una fuerte presión hacia los pequeños productores.


Gráfico_6_p._14_Etter_(2008).jpg

Las razones que explican las transformaciones de los ecosistemas en Colombia no sólo se expresan en términos económicos, sino que son el resultado de una lucha contra la naturaleza, concebida ésta como un obstáculo a la ocupación humana y a intentos de control social, político y económico, que a su vez se relacionan con la violencia (Márquez 2004 Cap 2. ). Esto ha dado como resultado un uso ineficiente de las tierras dedicadas a la producción agropecuaria. Los ecosistemas más transformados son los bosques basales secos, las sabanas caribes y los bosques submontanos. Los menos transformados se encuentran en lugares inaccesibles o con una baja oferata ambiental.

El café también ha sido uno de los principales impulsores de cambio en el paisaje desde su establecimiento bajo un sistema tradicional hasta su intensificación a través de cafetales tecnificados (Guhl 2006). Este cambio en la producción cafetera implicó la eliminación de bosques de sombrío y la diversificación del paisaje reemplazando coberturas vegetales como pastos por hortalizas y frytales. Adicionalmente, las fluctuaciones de los precios internacionales del café reflejan cambios en el área sembrada, que es reemplazada por porteros u otros cultivos cuando el precio del grano cae.


Mapa de cobertura vegetal potencial

Cobertura_de_vegetación_potencial.jpg


Bibliografía

BRAY, Warwick (1995) Searching for environmental stress: climatic and anthropogenic influences on the landscape of Colombia, en Archaeology in the lowland American tropics. Current analytical methods and applications (Editor Peter W. Stahl), Binghamton University, Cambridge University Press, New York

DENEVAN, W (2001) Cultivated landscapes of Native Amazonia and the Andes: triumph over the soil, Oxford University Press, New York.

ETTER, A. y otros (2008) Historical Patterns and Drivers of Landscape Change in Colombia Since 1500: A Regionalized Spatial Approach. Annals of the Association of American Geographers 98(1): 2-23
GUHL, A. (2006). La influencia del Café en la evolución y consolidación del paisaje cafetero de Colombia en Cambios ambientales en perspectiva histórica. Ecología histórica y Cultura Ambiental (Vol 2) (Editores Carlos E. López y Martha Cano). Universidad Tecnológica de Pereira, Pereira. (pp 191-206)


MARQUEZ, German (2004) Mapas de un fracaso: naturaleza y conflicto en Colombia, Universidad Nacional de Colombia, Instituto de Estudios Ambientales, Bogotá.

SAUER, Carl (1925) “The Morphology of landscape”, University of California, Publications in Geography 2: 19-54